Usted está en: Portada | concejales

  El Drama de los Emberá Desplazados en Bogotá

El departamento del Chocó, un vasto territorio biodiverso de gran riqueza minera, forestal, hídrica, ecológica y sociocultural es también una región de extrema pobreza donde confluye el conflicto social-armado con la disputa territorial y el drama humano: desplazamiento, desterritorialización y un altísimo porcentaje de mortalidad infantil, entre otras problemáticas. Su gente -indígena, mulata, afrocolombiana y campesina mestiza-, afronta un gran abandono administrativo e institucional del Estado colombiano para atender las necesidades de esta “Tierra del Olvido”.

Del Chocó y Risaralda han llegado a la capital miles de desplazados del Pueblo Emberá -también arriban de otros pueblos indígenas, campesinos y afrocolombianos-, acosados por el conflicto armado, la pobreza y otras estrategias de desterritorialización guiadas por  dinámicas económicas, conflictos de intereses y violencia. No todos retornan de nuevo a su tierra.

Algunas familias que visitó Ati Quigua, Concejala indígena del Distrito, por el Polo Democrático Alternativo, llevan hasta tres años deambulando por calles, albergues de hacinamiento, cuartuchos de hospedaje y plazas de mercado recogiendo sobras de alimentos para su subsistencia, pero en algunos casos sólo reciben malos tratos y discriminación. Algunos de ellos reciben alimentación (almuerzo) en comedores comunitarios del Programa de la Alcaldía Distrital.

A ellos y ellas se les ha negado el derecho de vivir dignamente; viven hacinados en cuartuchos de residencias, casi guetos, con muy poca claridad y decoro, soportando malos olores; avocados al frío de la noche, familias de 8 o 10 personas duermen en una sola habitación, con una sola colchoneta y poco abrigo, hay señoras que duermen con sus pequeños en el puro piso sin ningún elemento de abrigo.

Mujer Emberá Katío desplazada del Chocó.

El sitio donde preparan su comida son cocinas absorbidas por el deterioro, prueba de una ciudad arcaica que resiste a desaparecer, y que los Emberá comparten con otros inquilinos. El nivel de insalubridad es tal que pequeños roedores y cucarachas se pavonean a sus anchas entre los alimentos, la escasa loza y las estropeadas estufas de gasolina.


Insolidaridad gubernamental y ciudadana

Unos 300 indígenas habitan en viejos hospedajes del centro de la capital. De 195 Emberá Chamí provenientes de Risaralda (municipios: Mistrató y Pueblo Rico) más de 100 son mujeres; hay decenas de menores de edad, quienes crecen en un entorno distinto al suyo, propensos a enfermedades y a perder su cultura, principalmente su lengua. Igual pasa con los aproximadamente 95 Emberá Katío desplazados del Chocó.

Los Emberá desplazados en Bogotá dicen que sólo reciben de Acción Social una ayuda de  $300.000 cada seis meses por familia. A finales de 2009 la entidad sostuvo a El Espectador cómo a los embera la ciudad les resulta un universo interesante que les genera escenarios no conocidos en sus resguardos.

Versión que contrasta con el sentir de los Emberá desplazados, quienes no regresan a su territorio por temor y no porque, realmente les agrade vivir en un lodazal de inoportunidades y atropellos a sus derechos y su cultura (para este reportaje un periodista de Todos Atierra solicitó una entrevista a Acción Social, luego de un mes no hay respuesta). En cuanto a la ayuda la entidad “establece, caso por caso, el núcleo familiar para establecer la ayuda que requieren, identificando necesidades más urgentes en unas familias y superadas en otras”.

De las personas que visitamos pocos quieren volver a sus territorios, a ellos los grupos armados de la región les han asesinado familiares, les han amenazado e intimidado, les han robado bienes y animales y han destruido o dañado sus cultivos. Uno de ellos contó como el Ejército Revolucionario Guevarista, ERG, se llevó de su comunidad: Cascajero, seis mulas, cinco vacas, unas 70 gallinas, 18 cerdos y buen parte de sus cultivos, además de asesinar a dos miembros de su colectividad.

Este grupo guerrillero se desmovilizó en 2008 en el marco del Programa para Reinsertados del gobierno. No obstante, en el Alto Andagueda región de donde proviene la mayoría de embera  desplazados, el ERG, continúa operando, como lo manifestaron varios de ellos. Además sienten temor de regresar a su territorio, podrían hasta perder sus vidas; no se atreven a presagiar el dolor de llegar allí y ver cómo su hogar, su vida y su cultura están en ruinas.

Familia Emberá Katío desplazada del Chocó.

Por eso piden a las instituciones del gobierno y a la sociedad más solidaridad; que los gobiernos distrital y nacional implementen programas agrícolas y de vivienda, proyectos de artesanías y centros culturales para la enseñanza del saber ancestral y preservar, así, su identidad.

Los Emberá son uno de los 34 pueblos indígenas en riesgo de extinción cultural, identificados por la Corte Constitucional en el Auto 004 de 2009, por medio del cual se ordena al gobierno nacional asumir la protección de estos pueblos -acorde con su cultura y pensamiento-, y prevenir cualquier evento que conlleve a poner en riesgo su pervivencia (Plan de Salvaguarda).


Hasta hoy, dicha medida está en veremos; las condiciones adversas a la dignidad humana en que viven los embera muestran el desamparo de este pueblo y la desidia gubernamental de poner en práctica la sentencia de la Corte u otras medidas urgentes para salvaguardar la cultura indígena.

Remembranzas por un territorio y una cultura

Si el Estado no asume sus obligaciones institucionales -constitucionales y la conciencia social no vira hacia la crisis humanitaria de este y otros pueblos indígenas asistiremos, sin duda, a un genocidio cultural de magnitudes infortunadas. La diversidad cultural y el armazón ecológico del  Chocó -antaño impenetrable, sólo posible para los nativos que protegían sus ríos y bosques- podrían convertirse en un nostálgico recuerdo de la historia colombiana.

El conflicto social y la disputa por el control territorial entre actores armados, sumado a la entrada en escena de bandas criminales del narcotráfico que operan para proteger, en algunos casos, la actividad de poderosas industrias palmeras, mineras y madereras (demostrado por investigaciones periodísticas y organizaciones como Human Rights, CODHES y la Comisión Intereclecial Justicia y Paz) y el desarrollo de megaproyectos de infraestructura e hidroeléctricos -entre otros el Canal Interoceánico Atrato-Truandó y la vía hacia el Tapón del Darién- han logrado, y de qué manera, poner en vilo el entramado cultural y las riquezas étnico-territoriales.

Niña Emberá Katio.

El terror paramilitar, la presencia guerrillera en varias zonas de este departamento, la constante confrontación en el Alto Andagueda y la incursión minera en el Urabá antioqueño son apenas una muestra de los atropellos y violaciones que han sido víctimas no sólo los pueblos indígenas, sino los habitantes de la región.

Hace un mes, por ejemplo, fue asesinado un líder afrocolombiano, Argenito Díaz, quien con otros miembros de comunidades negras de Curvaradó y Jiguamiandó, “instauró una acción legal ante el Tribunal de Chocó en la que exigían la restitución de la propiedad colectiva y el cese de actividades de las empresas palmeras. Su pecado fue haber notificado el fallo, a favor de la comunidad, a los administradores de las compañías de William López, Ramiro Quintero y la reconocida familia Zúñiga Caballero”, constató el sociólogo y escritor Alfredo Molano en un reciente reportaje publicado en el Espectador (Edición 34.901, enero 24 de 2010).

La industria de madera también ha generado drásticos impactos en la dinámica económica y socio-cultural del Chocó. Semana mostró como al año se explotan en promedio 4 mil hectáreas de bosques para extraer madera y venderla en varias regiones del país, “pero los chocoanos viven en casas mal armadas sobre barro, charcos y basuras, sin alcantarillados y sin energía eléctrica”.( 1)

Atención prioritaria para los Emberá

Niño Emberá Katío desplazado del Chocó.

Ante la dramática situación que viven los embera es preciso que la Administración distrital en coordinación con las entidades nacionales competentes diseñen e implemente medidas urgentes al respecto. En el marco de la elaboración de la Política Pública para pueblos indígenas (Acuerdo 359 de 2009, ponencia e iniciativa de la Concejala Ati Quigua) la administración del Alcalde Samuel Moreno debe instalar de forma urgente la Mesa de Concertación Interinstitucional para poder incluir las comunidades embera desplazadas en el Distrito en el Plan de Salvaguarda (Auto 004/09).

Teniendo en cuenta el alto grado de vulnerabilidad y el riesgo de extinción cultural la atención para estas comunidades debe ser prioritaria, integral y eficaz para evitar que desaparezca un eslabón fundamental de nuestro patrimonio cultural nacional.


Concejal Santiesteban cuestiona a Policía Metropolitana de Bogotá por utilización de pistolas Taser

"Concejal Santiesteban cuestiona a Policía Metropolitana de Bogotá por utilización de pistolas Taser"

Por considerar que las pistolas Taser pueden constituir una forma de tortura, pues su utilización podría ocasionar daños cerebrales, cardiacos e incluso la muerte de quienes sufran sus impactos eléctricos, como lo afirma la Asociación Estadounidense del corazón, el concejal de Bogotá, Orlando Santiesteban Millán, realizará próximamente un debate sobre el...

Avanza la recuperación del Río Bogotá

"Avanza la recuperación del Río Bogotá"

El Concejal Celio Nieves Herrera, integrante de la bancada del Polo Democrático Alternativo, y quien se ha caracterizado dentro de la Corporación por su defensa del ambiente, realizó el pasado 25 de julio, en compañía de funcionarios de la CAR, una travesía por el Río Bogotá en aproximadamente 20 kilómetros, desde el puente sobre el sector de la Avenida...

El dolor de cabeza de las localidades

"El dolor de cabeza de las localidades"

Autor: Antonio Sanguino"Bogotá necesita revisar a fondo su modelo de descentralización".

“Compra de maquinaria para pavimentación de vías no era lo más conveniente para la localidad”

"“Compra de maquinaria para pavimentación de vías no era lo más conveniente para la localidad”"

Duras críticas al manejo dado por la Alcaldía Local de Engativá al proceso de repavimentación de vías, hizo el concejal venus Albeiro Silva Gómez.

Ciudadanos podrán llamar gratis a los cuadrantes de la policía cuando se registre un hecho delictivo

"Ciudadanos podrán llamar gratis a los cuadrantes de la policía cuando se registre un hecho delictivo"

Así lo establece un proyecto de acuerdo radicado por el Concejal Javier Palacio para su discusión en el Cabildo Distrital

Bogotá no sabe cuántos niños, niñas y adolescentes con discapacidad no van a la escuela

"Bogotá no sabe cuántos niños, niñas y adolescentes con discapacidad no van a la escuela"

“Estamos lejos de la educación inclusiva y con una política pública pendiente por construir” Concejal Jimena Toro Torres