¡No más guerra sobre los cuerpos de las mujeres indígenas!

Viernes 26 de junio de 2020

El pueblo Indígena Embera Katío y los Pueblos indígenas de Colombia sufren nuevamente la humillación por parte de miembros de la fuerza pública. Con actos aberrantes de violencia sexual perpetrados por soldados del ejército de Colombia del batallón San Mateo, dirigidos a una niña de 12 años, indígena del Pueblo Embera Katío en el municipio de Pueblo Rico departamento de Risaralda nos recuerdan que nos quieren acabar.

La situación en la que un grupo de agentes de las Fuerzas Armadas abusan sexualmente de una niña Embera debe remover las fibras de nuestra sociedad. Denunciamos este hecho como los más de 1.586 casos incluidos en el Registro Único de Víctimas de delitos contra la libertad y la integridad sexual cometidos contra mujeres indígenas, 214 sólo este semestre y el subregistro que hay sobre todas las violencias cometidas contra las mujeres indígenas.

Por siglos los pueblos indígenas de Colombia hemos sufrido la opresión violenta de nuestros territorios, nuestros espacios de vida se han llenado de la sangre de nuestras gentes cuidadoras y cuidadores de la madre tierra por actos que grupos legales e ilegales que, con el dolo del estado, sin respeto alguno han perpetrado con sevicia y de forma sistemática.

La violación de la niña Embera Katío constituye una violación contra todas las mujeres indígenas del país y representa el exterminio cultural y espiritual de nuestras generaciones. Violentar los cuerpos de las mujeres indígenas es atacar la vida, la mujer indígena es el pilar de la sabiduría, la permanencia y pervivencia de la diversidad. Los actos del Ejército de Colombia son muestra del desprecio a los pueblos indígenas y modos de vida diferentes que coexisten en Colombia que con otras formas de vida han tratado de construir la paz que tanto anhelamos los colombianos.

Es inaceptable que las políticas contra la vida se sigan perpetuando en Colombia con el beneplácito del Estado. Mientras las políticas contra la vida, contra las niñas, contra las mujeres, contra la naturaleza, contra los indígenas, contra el campesinado, se sigan implementando, los casos de violación, el hambre, la pobreza y los atentados contra la vida se seguirán dando y acrecentando en Colombia.

Condenamos este acto de barbarie que desdibuja toda la sociedad Colombiana, que desgarra la paz en Colombia, que destruye la confianza en nuestra sociedad y profundiza la desaparición física y cultural de los pueblos indígenas.

Hacemos un llamado a la unión para la construcción de un futuro diferente para cada niña y niño de este país en la que la vida sea el fin de todas las acciones y políticas de este país, a la solidaridad con el pueblo Embera Katío y las mujeres de los pueblos indígenas que sufren a diario los atropellos de un conflicto que mata y prolonga la horrible noche.

Con dolor vemos que estos hechos como los asesinatos a líderes sociales; el etnocidio que camina por los territorios ancestrales o el abuso de autoridad se convierten en noticias sin importancia y volvemos a una anhelada normalidad que no logra transformar la realidad. Las manzanas podridas son demasiadas y se debe reconocer que la doctrina militar imperante ha dejado de lado el respeto por los pueblos y comunidades indígenas y sus territorios, de las comunidades étnicas, así como de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario.

 Es momento de que se vuelva a abrir el debate sobre las salvaguardas que el Gobierno Nacional tiene sobre la Declaración de la las Naciones Unidas sobre Pueblos Indígenas de manera que el control territorial de los pueblos ancestrales se haga en el ejercicio de la autonomía y autodeterminación de los mismos.

En este mismo ejercicio de autonomía exigimos que la Justicia Penal Militar se mantenga al margen ya que carece de competencia para tocar este caso. Debe ser la Jurisdicción Especial Indígena la que opere y cumplir nuestras normas superiores que entienden perfectamente la gravedad del asunto.

Expreso toda la solidaridad con la familia de nuestra hermana y con ella, seguros que está experiencia dolorosa no queda impune. La violación de la Ley de Origen, Derecho Mayor. Las normas internacionales y la Constitución no quedarán impunes. Dijeron los mayores que nos quisieron enterrar sin saber que éramos semillas. Se hará justicia en este y los miles de casos que la guerra ha dejado en este país. Es de la mano de la mujer indígena, negra, campesina, trabajadora, madre, cuidadora, que transformaremos profundamente este país para avanzar hacia una Colombia, saludable, justa, sustentable y en paz.

Oficina de Prensa
Twitter: @AtiQuigua https://twitter.com/atiquigua
Telegram: https://t.me/atiquigua @AtiQuigua

Página web: https://atiquigua.co/

Audiencia Pública de Rendición de Cuentas

Audiencia Pública de Rendición de Cuentas

Informes de Gestión de Rendición de Cuentas

Informes de Gestión de Rendición de Cuentas

Transparencia y Acceso a la Información Pública

Transparencia y Acceso a la Información Pública

Gestion Pública Transparente

Gestion Pública Transparente

El Concejo de Bogotá en TV

El Concejo de Bogotá en TV

Youtube Concejo de Bogotá Sesiones

Youtube Concejo de Bogotá Sesiones

Periódico Digital

Periódico Digital

El Concejo en imágenes

El Concejo en imágenes

Bancadas Informales

Bancadas Informales

Sindicatos

Sindicatos

Intranet

Intranet

Directorio Telefónico

Directorio Telefónico