Usted está en: Portada | Concejales | Lucia Bastidas
Viernes 13 de octubre de 2017
Seguimos en deuda con la atención de salud mental

Seguimos en deuda con la atención de salud mental

H.C. Lucia Bastidas

Una encuesta realizada a 8.000 personas por la Secretaría de Salud de Bogotá acaba de poner en evidencia que estamos lejos de tener claridad sobre la magnitud del problema de salud mental que afecta a los bogotanos y la manera eficaz de enfrentar esa situación.

Durante los últimos dos años he insistido en la gravedad del problema en mis debates en el Concejo de Bogotá porque no hay una política eficaz y no tenemos un diagnóstico que nos permita focalizar la atención de la población. No hay cifras confiables.

 

El estudio que ahora nos entregan confirma mi preocupación. Señala que “se carece de datos e información geográfica que permita focalizar los esfuerzos de promoción, prevención de problemas y trastornos de salud mental y su diagnóstico oportuno”.

 

Y advierte que el estudio es probabilístico, es decir, solo se ocupa de indicios o presunción sobre salud mental, problemas y trastornos y no abarca diagnósticos sobre problemas de la salud mental y el comportamiento de los bogotanos.

 

Valoro el esfuerzo que ahora nos indica que la depresión, la ansiedad y el abuso de alcohol son probablemente los temas asociados a la salud mental más preocupantes, según los resultados que arrojó la encuesta en la que se entrevistó a niños, jóvenes y adultos.

 

Hay síntomas de depresión en el 4,7 por ciento de la población de 18 a 44 años y son más frecuentes en las mujeres. El estudio señala que unas 320.287 presentan cuatro o más síntomas.

 

Sobre la depresión el estudio señala que con 4 a 6 síntomas hay una prevalencia entre 62, por ciento en la población de 18 y 28 años y de 9,6 por ciento entre los mayores de 60 a 69 años. Con más de 7 síntomas, la población con más prevalencia es la adulta con 4,1 por ciento.

 

La encuesta señala que el alcohol es el tercer problema asociado a la salud mental que afecta más a los hombres y especialmente a la población entre 18 y 28 años de edad, en los estratos 3 y 4.

 

Lo que me preocupa de este estudio, reconociendo que es importante que empecemos a explorar el problema, es que nos habla de prevalencia de síntomas, pero no nos dice nada sobre qué tan grave está resultando para la vida diaria de las personas en sus familias, en sus trabajos y en la ciudad.