Preocupación por el aumento en las cifras de pobreza en la ciudad

Jueves 25 de marzo de 2021

La última encuesta virtual #MiVozMiCiudad, realizada por los programas ‘Cómo Vamos’, midió la percepción ciudadana sobre la calidad de vida durante el mes de febrero de 2021. Esta medición inició en julio de 2020 y ha permitido conocer y comprender la evolución en los patrones de percepción en la ciudadanía sobre calidad de vida durante este primer año desde la llegada de la Covid-19 a Colombia.

Los resultados permiten ver que el 56% de los ciudadanos encuestados manifestaron que “en general las cosas van por mal camino”. En línea con esta percepción, uno de los resultados que más preocupa de la encuesta tiene que ver con el aumento de la pobreza. Como muestra de lo anterior, el 32% de las personas afirmó “haber pasado hambre la última semana por falta de recursos”. Las localidades más afectadas por este fenómeno son las ubicadas en el Sur Oriente de la ciudad (Rafael Uribe Uribe, Antonio Nariño, Usme y San Cristóbal); y en el Sur Occidente, en las localidades de Bosa, Tunjuelito y Ciudad Bolívar.

Por otro lado, el 45% de los encuestados aseguró que “los ingresos del hogar NO alcanzan para cubrir los gastos mínimos”, afectando principalmente a las mujeres y a la población del grupo etario que se encuentra entre los 36 a 55 años. En cuanto a las localidades, las más afectadas en esta categoría son las que se ubican en el Sur Occidente con un 64%, seguido por las localidades ubicadas en el Sur Oriente, alcanzando un 57%.

Otro de los resultados que arrojó la encuesta y que genera gran preocupación es que el 42% de las “personas se consideró pobre”, tendencia que sobrepasó el 50% en las localidades ubicadas en el Sur Oriente y Sur Occidente de la ciudad, con un 55% y 57% respectivamente. En las localidades del Centro de la Ciudad (Puente Aranda, Los Mártires, La Candelaria y Santa Fe) se consideran pobres el 42% de las personas y en el Occidente de la ciudad (Engativá, Fontibón y Kennedy) ésta percepción alcanza el 38% de encuestados.

En cuanto al empleo, el 74% de la población encuestada afirmó que “algún miembro del hogar perdió el empleo a causa de la pandemia”, afectando principalmente a los estratos socioeconómicos bajo (84%) y medio (68%). Del total de esta población, el 63% de personas afirmó que, “aún no tiene empleo en la reactivación económica”.

El director ejecutivo de ‘Bogotá, Cómo Vamos’, Felipe Bogotá, señaló como una de las principales conclusiones de la encuesta, es que la pandemia no solo afectó la situación económica de la población de los niveles socioeconómicos bajos, sino también de manera fuerte a la clase media[1].

Por tal razón, es necesario poner lupa a las propuestas de las reformas tributarias que se asoman desde la nación y el distrito, para que su implementación afecte lo menos posible a las clases baja y media, que, como se evidenció con la encuesta citada anteriormente, son las más afectadas por la pandemia.

Propuestas para la reactivación

Como se acaba de mencionar, desde el gobierno nacional, distrital y desde diferentes gremios económicos se vienen presentando una serie de propuestas para acelerar la reactivación económica, que a su vez beneficien a los sectores económicos y poblacionales más afectados por la pandemia.

Sin lugar a duda, la reforma tributaría que presentará en los próximos días el gobierno nacional ha generado una gran controversia por los posibles impactos negativos que pueda generar en los sectores sociales históricamente más afectados por la pobreza y los que han salido peor librados de la crisis social y económica que atraviesa el país.

Este proyecto de ley, que el Gobierno ha bautizado como el ‘Proyecto de Ley de Solidaridad Sostenible’, busca recaudar $25,4 billones de pesos adicionales al presupuesto de la nación, propuesta que consiste en un considerable aumento en la cobertura y porcentajes del IVA, sumado a un aumento al impuesto de renta, los dividendos, el impuesto al patrimonio y en los impuestos a las pensiones.

Cabe señalar que estas propuestas son producto de un estudio adelantado por una comisión de expertos, quienes recomendaron reducir las exenciones y deducciones del impuesto a la renta, gravar las pensiones, reducir la lista de bienes y servicios que están exentos o excluidos del IVA y eliminar el ICA y el 4x1000.

A nivel local, dentro de las estrategias diseñadas por la Administración Distrital para la reactivación económica se encuentra el denominado “Plan Marshall”, el cual fue presentado y aprobado en el Concejo de Bogotá el año inmediatamente anterior con miras a la implementación de unas estrategias que buscan reducir el impacto negativo de la crisis generada por el Covid-19, que serían implementadas a partir del presente año; dado el corto periodo de tiempo que lleva su implementación, aún no es posible hacer un análisis de resultados.

Sumado a estas medidas, a comienzos del mes de marzo, en armonía con el “Plan Marshall” la Alcaldía de Bogotá anunció la modificación del calendario tributario, como una medida para aliviar las finanzas de los contribuyentes más afectados por la crisis social y económica derivada de la pandemia del coronavirus. Esta modificación incluye nuevos plazos para el pago de los impuestos predial y de vehículos, como también, la posibilidad exclusiva para predios no residenciales de los sectores más afectados de acogerse al sistema de pago por cuotas (SPAC) este año y empezar a pagar en el 2022[2]. Cabe señalar que esta decisión se dio tras una serie de reuniones sostenidas entre los sectores de gastrobares, restaurantes y hoteles con el gobierno distrital.

Dentro de los beneficios se encuentran los siguientes:

  • •Se aplazará el calendario tributario para el pago de los impuestos del ICA, predial y vehículos.
  • •Para obtener el beneficio del 10% de descuento en el pago del impuesto predial habrá plazo hasta junio y esto también aplicará para el de vehículos donde los bogotanos podrán hacer el pago con este mismo descuento hasta julio.
  • •Se dispuso de pagos alternativos por cuotas para el impuesto predial. Quienes no puedan realizar el pago a una sola cuota y obtener el beneficio de descuento, tendrán la posibilidad de pagar a cuatro cuotas a partir del 30 de junio del 2021 para finalizar en enero de 2022.
  • •Los sectores como bares, hoteles o restaurantes podrán declarar su impuesto este año, pero pagarlo por cuotas hasta el año 2021.
  • •Para los predios no residenciales, y que decidan acogerse al beneficio de no pago durante este año, el primer cobro se hará a partir del 18 de febrero del 2022.

Por su lado, el centro de pensamiento e investigación de Fedesarrollo viene planteando una reforma integral que aborde cuatro grandes temas de forma unificada: las políticas social, laboral, pensional y tributaria. Para esto, se requieren ajustes que permitan eliminar las exclusiones sociales y productivas que continúan ubicando a Colombia entre los países más desiguales del mundo. Con esta propuesta la entidad espera incidir en la disminución de la pobreza monetaria en 9,3 puntos porcentuales, en la disminución de la pobreza extrema en 4,6 puntos y aumentar los ingresos del 80% de la población, generando cerca de 815.000 puestos nuevos[3].

Desde Fedesarrollo insisten que en materia social, es urgente crear una renta mínima de inclusión focalizada en los hogares más pobres del país, así como dar un impulso a la formalidad laboral. También sugieren la creación de un seguro de desempleo.

En lo laboral, la entidad recomienda que es importante que se incentive la formalización, mediante la modificación de los topes y porcentajes de aportes a parafiscales que hacen trabajadores y empleadores, así como los aportes que se hacen a las cajas de compensación.

En materia fiscal, Fedesarrollo insiste en que se tiene que propender por la eliminación de las exenciones sectoriales con la idea de mantener un estatuto tributario igualitario. De otro lado, la propuesta de reforma tributaria contempla eliminar el descuento de ICA pagado en Colombia contra el impuesto de renta. Un punto relevante tiene que ver con un IVA gradual del 8% a bienes y servicios del mercado nacional que se mantienen excluidos o gravados al 5%.  Esa gradualidad sería: 2% en 2022, 5% en 2023 y 8% en adelante.

Para finalizar, consideramos que si bien es cierto que el país necesita recuperar lo que se ha invertido en el sector salud para enfrentar la pandemia, así como los recursos que se han dejado de percibir por concepto de impuestos por la inactividad económica, hacemos un llamado para que las medidas adoptadas por las autoridades monetarias tengan un marcado carácter de progresividad, buscando impactar lo menos posible a los sectores sociales más vulnerables y que beneficien en mayor medida a la población históricamente afectada por la pobreza y que se ha visto más afectada por la crisis social y económica por cuenta del coronavirus. En el Distrito aún está pendiente una reforma que se presentará en los próximos meses en el Concejo de Bogotá, que requerirá un estudio juicioso por parte de los cabildantes para entregarle la mejor reforma a la ciudad y sus habitantes.

Concejal Armando Gutiérrez González

Partido Liberal

firma armando

Twitter: @MandyGutierrezG
Instagram: @armandogutierrezg
Contacto de prensa: Diego Javier Mayorga Patiño, 3168251013

[2] Secretaría Distrital de Hacienda.

[3] Fedesarrollo. “Reformas para una Colombia post-covid-19: hacia un nuevo contrato social.”

 

El Concejo de Bogotá en TV

El Concejo de Bogotá en TV

Youtube Concejo de Bogotá Sesiones

Youtube Concejo de Bogotá Sesiones

Qué pasó en el Concejo

Qué pasó en el Concejo

LSC

LSC

Audiencia Pública de Rendición de Cuentas

Audiencia Pública de Rendición de Cuentas

Informes de Gestión de Rendición de Cuentas

Informes de Gestión de Rendición de Cuentas

Transparencia y Acceso a la Información Pública

Transparencia y Acceso a la Información Pública

Gestion Pública Transparente

Gestion Pública Transparente

Bancadas Informales

Bancadas Informales

Sindicatos

Sindicatos

Intranet

Intranet

Directorio Telefónico

Directorio Telefónico